Fragmento

ōrāclum

–¿Volver a enamorarme dices? Me tomas el pelo, ¿verdad? ¡Antes muerto!
El oráculo reflexionó unos breves instantes. Luego partió el silencio con su voz profunda.
–Sabrás que lo estás, no cuando los demás dejen de verte, sino cuando dejes de sentirte vivo. Será entonces cuando sin dejar de respirar, el aire será puro hedor de muerte y el mundo a tu alrededor, el ataúd más grande que jamás ha existido. No te enamores de nadie si no quieres, pero al menos hazlo de la vida. Eso será suficiente.

Anuncios
Estándar