Sin categoría

frag

Esta historia ya la has vivido, solo que no la recuerdas porque no eramos ni tú ni yo los protagonistas, sino meros observadores. Entonces, nos juramos que nunca nos pasaria. Entonces, éramos jóvenes, y también ilusos.

Fragmento de “Historias de carretera”.

Anuncios
Estándar
Fragmento

ōrāclum

—Siendo usted mi gran mentor, quién me ha enseñado todo lo que sé, lo que no se puede saber y quién debe conocer lo qué puede descifrarse, me pregunto que vio en mí para suponer que algún día podría ser un alumno más de su escuela.

—No es lo que vi, querido aprendiz, sino más bien a quien.

—¿A quién, maestro?

—A mí mismo —le acarició la cabeza con la palma abierta—. Un joven inexperto con ganas de entender la vida. Solo eso.

Estándar
Fragmento

frag

Cualquiera en su sano juicio hubiera abandonado antes, pero él, alguien que no era conocido por tratatse de un tipo sano, más bien un tipejo que perdía su juicio a menudo ahogando su alma en cualquier bar de carretera, siguió adelante sin más. Apenas se cuestionó el porqué, y ni mucho menos valoró el riesgo que aquello suponía. Tan solo presionó con fuerza el pedal de aceleración hasta que no dio más de si. Hasta el fondo, pensó. El Audi, un modelo antiguo de finales de los noventa, aceleró con brusquedad. John se quedó pegado al asiento del piloto. Aunque hubiera intentado separar su espalda del asiento, no lo hubiera logrado. La fuerza que desprendió su vehículo, lo ató a sus entrañas sin posibilidad de escapar de él. Coche y hombre compartían el mismo destino. El éxito y la vida, o la muerte del peor fracasado.

Fragmento de “Historias de carretera”

Estándar