Fragmento

—Cuando las cosas se ponen difíciles, piensa en cuando alguna vez las hallaste asequibles. El principio de la superación, ¿verdad? —arqueó una ceja—. Ahora por un instante, cree e imagina que aquello que diste por fácil nunca fue tal, aunque a ti te lo pareciera. Por tanto, bajo esa premisa, lo difícil tampoco debiera dar a lugar. Son distintos puntos de vista de un prisma transversal. Lo que ayer fue difícil hoy representa fácil, y al revés. Teniendo claro que esa transversalidad es puramente temporal, la solución para tal ecuación trascendental pasa por algo tan sencillo como saber esperar. La precipitación es de esa manera, convertir en error aquello que todavía no lo es. Ante un concepto tan relativo y en un universo tan crucial pero subjetivo, la simple percepción de las cosas puede cambiarlo todo. Desde lo más franqueable, a lo más distante. Por tanto, cuando pienses, hazlo siempre en positivo.

ōrāclum

Minientrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s