Opinión

liber

Cuando la libertad es lo único que no se tiene, todo lo demás no tiene importancia. La elección propia en cualquier ámbito, condiciona todo lo demás. Siendo así, la gran mayoría no permanece esclavo de su sometimiento y abandono, sino del eterno condicional que ruega por lo que podía haber sido y no fue. De la posibilidad infinita de un pasado irreal. Uno que siempre es mejor que el presente. 

Ciertas personas se encuentran cómodas en una situación de acatamiento de decisiones ajenas, responsabilidades eludidas y libertades coaccionadas. Ese conformismo no alberga otra cosa que la comodidad y el desentendimiento de la vida. No es un necio que viva más feliz por su ignorancia, aunque lo disimule bien. No es un maestro escapista del destino establecido, aunque parezca estar al margen. No es nada. Nada más que lo que otros quieren que sea. 

En cuanto perdemos la identidad, el deseo, los objetivos propios, o incluso todos ellos, nos perdemos a nosotros mismos. Ya no importa lo que hagamos, lo que sintamos o lo que deseábamos haber hecho, sido o sentido. Carece de importancia el ‘Y si’. Lo que no se ha hecho, no se puede volver a hacer. 

Tras comprender esto, se puede intentar entender el futuro inesperado. A menudo el destino no lo marcan nuestros actos, sino los que nunca se han llevado a cabo. Las consecuencias vienen en forma de frustración. En forma de una culpa de la que nadie puede huir ni borrar como si nada. ¿Acaso puede alguien ser culpable de algo que nunca ha pasado? Eso mismo pensaba yo.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s