Sin categoría

cogito, ergo sum

Si deseas algo con mucha fuerza puede hacerse realidad.

Lo has oído tantas veces que por reiteración casi lo has aceptado, pero en realidad, sigues sin creerlo. ¿Cómo sería eso posible? El devenir del destino a merced de los deseos de una simple persona. Nuestra determinación llegando a influir más allá de nuestra propia elección. Exteriorizar fervientemente un deseo propio, egoista de una vida insulsa en comparación con el resto del mundo, pudiendo cambiar el consiguiente porvenir. Solo de pensarlo uno tiene la tentación de ridiculizarlo y reprochar que eso es imposible. Esa reacción forma parte de nuestra condición humana. Al igual que lo es, tener siempre la negación por respuesta a todo. El no es la única palabra que no nos comporta razonamiento alguno. Sale sin pensar. Partimos de la negación para valorar si luego, después de haberlo negado, puede ser posible. Es nuestro origen.
No. Es imposible. No es verdad. No lo sé. No puede ser. No. Nunca.

Lo que no conocemos, nos asusta. Lo que no controlamos, nos asusta. Lo que no hacemos nosotros mismos, nos asusta. Asustadizos de prácticamente todo, ¿cómo nos tomaríamos el hecho que nuestro pensamiento fuera mucho más que un conjunto de neuronas trabajando? Por un momento practiquemos el ejercicio inverso. Partamos de la afirmación. Asintamos a todo como si todo fuera posible, y neguemos, solo después de haberlo analizado con el máximo detenimiento.

Y ahora, partamos del pensamiento, no como un conjunto de razonamientos propios de nuestra mente. Partamos del hecho que aquello que pensamos, proyectamos, imaginamos o deseamos, genera una energía invisible que transmuta fuera de nuestro cuerpo. Que cuanta más determinación tiene ese pensamiento, más fuerza dispone la energía emanada. La de todos.

La proyección externa, se transforma formando parte de una orbe común. La energía de uno es capaz de mutar la de otros. Y la de otros la nuestra propia. Es un vínculo sellado por múltiples pensamientos. En tal interacción, transferencia y evolución de un universo energético generado sin fin, ya no cuesta tanto de creer en el poder de mutar la realidad que nos envuelve. Porque la realidad es la que nosotros hacemos. La que deseamos. La que anhelamos y amamos. Pero también la que odiamos. La que ocultamos y la que tememos. Con la proyección adecuada, todo es posible.

No somos aquello que tenemos, decimos o hacemos. En realidad, somos mucho más. Somos aquello que pensamos, y lo que piensan los demás.

5716cc88c3618829788b4593

Anuncios
Estándar
Sin categoría

conexión

Todo está conectado entre sí.
Cada rastro en el camino, por pequeño que sea.
Cada fracción de vida. El tiempo, el pensamiento, el amor, el dolor. La muerte.
Todo lo que importa, y lo que no. Lo desconocido. La verdad, y la mentira que la esconde.
La piedra inerte en la que nadie repara, y el agua que se hace invisible.
El recién nacido, el niño que ha dejado de serlo y el anciano que añora volver a nacer.
Los amantes que se devoran como lo hace el tiempo con el mundo.
Aquellos labios que besaste apasionadamente. Y los que nunca besaste.
El libro que hubieras querido leer, pero que nadie escribió.
El baile con aquel desconocido que nunca volviste a ver.
Quién quisiste ser, truncado por quien eres.
La sombra y la luz.

Todo. Absolutamente todo, está conectado.

La vida es un juego.
Nadie sabe cuando empezó la partida, ni el abasto de su tablero.
Cual la música que sonó por primera vez, y la que lo hará al acabar.
Cuando terminará, si es que lo hace.
Un juego perfecto que escapa a cualquier comprensión.
La suerte. El azar. El engaño. La humanidad. Hasta lo que nos hace poco humanos.
Un juego de locos. De pasión. De meditación. De valientes y cobardes.
Un juego. Nada más que un juego, por el que no hay que preocuparse.
Nadie sabe jugar. Aunque unos aparentan hacerlo y otros fingen estar por encima de ello. Todos juegan, y son pocos los que son conscientes de ello.

Tú, eres la conexión de todo. Y todo, la conexión de cada uno.
Es un juego. Solo un juego. Y te toca lanzar.

Estándar
Poético

Acariciar tus pechos me ayuda a tocar el cielo. Tus labios, el sabor a mar que nos vio nacer. Tu mano acariciando la mía, la unión mística entre dos mundos distintos. Tan distintos, que uno vive en el otro y el otro en el uno. Tan dispares, que son el mismo aún no serlo.

Tu olor mi droga más ferviente. Tu vida mi bien más preciado. Más que la mía propia. Que ni es mía, ni es propia. Solo tuya.

El sol sigue, y brilla intenso, pero es tu cuerpo el que calienta mi cuerpo. El que me da la vida. El aliento de mi última respiración. Tú, el sentido de la sinrazón, y la razón de todos mis sentidos. Aún ser inconfesables. 

Quien sacude mi pasión a su antojo cuando mi piel pide tu piel. Entonces lo sé. La vida no la mide el tiempo, sino los jadeos susurrados al oído. Aquellos que no consigo olvidar. Mi respirar me mantiene vivo, pero es el tuyo el que me hace sentir como tal.

Estándar