Poético

mar de recuerdos

El tiempo se escurre entre nuestros dedos como arena de playa húmeda. Aunque creemos retenerlo, solo nos queda la sensación empapada de un presente que ya no está ahí. Es ya tan solo un recuerdo. Y aunque el pasado no vuelve, las pocas veces que lo hace, regresa en forma de reproche, lamento o melancolía traicionera. Tiempos vividos que en el pasado deben quedar. Recuerdos que nos conforman como somos ante el futuro incierto que se esconde tras todas aquellas olas que se acercan. Cada cual más grande. Cada cual con más fuerza.

Estándar