Fragmento

—Cuando las cosas se ponen difíciles, piensa en cuando alguna vez las hallaste asequibles. El principio de la superación, ¿verdad? —arqueó una ceja—. Ahora por un instante, cree e imagina que aquello que diste por fácil nunca fue tal, aunque a ti te lo pareciera. Por tanto, bajo esa premisa, lo difícil tampoco debiera dar a lugar. Son distintos puntos de vista de un prisma transversal. Lo que ayer fue difícil hoy representa fácil, y al revés. Teniendo claro que esa transversalidad es puramente temporal, la solución para tal ecuación trascendental pasa por algo tan sencillo como saber esperar. La precipitación es de esa manera, convertir en error aquello que todavía no lo es. Ante un concepto tan relativo y en un universo tan crucial pero subjetivo, la simple percepción de las cosas puede cambiarlo todo. Desde lo más franqueable, a lo más distante. Por tanto, cuando pienses, hazlo siempre en positivo.

ōrāclum

Minientrada
Fragmento

ōrāclum

—Siendo usted mi gran mentor, quién me ha enseñado todo lo que sé, lo que no se puede saber y quién debe conocer lo qué puede descifrarse, me pregunto que vio en mí para suponer que algún día podría ser un alumno más de su escuela.

—No es lo que vi, querido aprendiz, sino más bien a quien.

—¿A quién, maestro?

—A mí mismo —le acarició la cabeza con la palma abierta—. Un joven inexperto con ganas de entender la vida. Solo eso.

Estándar
Fragmento

frag

Cualquiera en su sano juicio hubiera abandonado antes, pero él, alguien que no era conocido por tratatse de un tipo sano, más bien un tipejo que perdía su juicio a menudo ahogando su alma en cualquier bar de carretera, siguió adelante sin más. Apenas se cuestionó el porqué, y ni mucho menos valoró el riesgo que aquello suponía. Tan solo presionó con fuerza el pedal de aceleración hasta que no dio más de si. Hasta el fondo, pensó. El Audi, un modelo antiguo de finales de los noventa, aceleró con brusquedad. John se quedó pegado al asiento del piloto. Aunque hubiera intentado separar su espalda del asiento, no lo hubiera logrado. La fuerza que desprendió su vehículo, lo ató a sus entrañas sin posibilidad de escapar de él. Coche y hombre compartían el mismo destino. El éxito y la vida, o la muerte del peor fracasado.

Fragmento de “Historias de carretera”

Estándar
Fragmento

ōrāclum

—Ser valiente es vivir sin temer al aciago destino. Aquello que no existe, mi aventurero aprendiz, no puede temerse nunca. Porqué es al hacerlo, cuando le damos auténtica vida.
—Entiendo, maestro.
—No lo entiendas. No has aprendido nada de lo que te he dicho. No seas consciente de lo que no debes para ser feliz. Solo vive tu vida.

Estándar
Fragmento

ōrāclum

El loco se apresuró en asomarse al precipicio des del vigésimo quinto piso del edificio de negocios Edison Central.
—No te acerques viejo loco, o te doy mi palabra que saltaré al vacío.
El viejo, después de dejar apoyado su bastón, se sentó con movimientos lentos en la repisa. Justo a su lado.
—No tenemos el gusto de conocernos —dijo con calma.
—¿No me has oído? ¡Voy a saltar!
Permanecieron en silencio durante unos instantes.
—Verás hijo, tú crees que quieres acabar con tu vida. Pero solo lo crees, porque no es verdad.

Sigue leyendo

Estándar
Fragmento

el deseo

La contemplo secándose el pelo delante del espejo con la toalla atada a la cintura, tapando parte de su cuerpo desnudo, sugiriendo aquello que no se ve pero que sigue intuyéndose bajo el tejido. Y me pregunto tantas cosas.
Parece eterna. Es una estampa habitual, y sin embargo, no pierde esa hermosura, ese encanto  que lastima mi razón.

Sigue leyendo

Estándar
Fragmento

ōrāclum

–¿Volver a enamorarme dices? Me tomas el pelo, ¿verdad? ¡Antes muerto!
El oráculo reflexionó unos breves instantes. Luego partió el silencio con su voz profunda.
–Sabrás que lo estás, no cuando los demás dejen de verte, sino cuando dejes de sentirte vivo. Será entonces cuando sin dejar de respirar, el aire será puro hedor de muerte y el mundo a tu alrededor, el ataúd más grande que jamás ha existido. No te enamores de nadie si no quieres, pero al menos hazlo de la vida. Eso será suficiente.

Estándar